¿Es ético o moral participar en subastas?

male, 3d model, isolated-2110573.jpg

¿Es ético o moral participar en subastas?

 

La pregunta puede hacer que se tengan diversas opiniones al respecto y al igual que las opiniones cada uno tendrá la suya, Pero esto no es que unos estén en un bando y otros en otro, esto no es ni blanco ni es negro, en este nicho específico de inversión no es tan diferente de otros simplemente es más peculiar y distinto en el que cabe una gama muy amplia de grises.

Para quienes les puedan surgir el dilema de invertir o no en subastas, de si es ético… Les aconsejo leer el próximo artículo sobre la historia y origen de las subastas.

Hay que enfatizar que las subastas, al igual que cualquier otra modalidad de inversión, son legales y cualquier persona puede invertir en ellas con su cuenta y riesgo. Todos hemos escuchado muchas historias en relación con los beneficios y bondades que tiene invertir en subastas o las rentabilidades que se pueden llegar a conseguir, o quizás hemos oído hablar de lo negativo que es invertir en ese nicho por los peligros y riesgos que se corren, como he comentado ni todo es tan blanco ni tan negro.

Cuando nos referimos a la ética y moralidad de invertir en propiedades embargadas donde normalmente unos pierden una propiedad y otros la ganan, no digo que este a favor o en contra en invertir con este modelo, eso es un ejercicio personal que cada uno se debe hacer, cada persona somos distinta, aunque compartamos mismos Hobbies o aficiones.

 

Las mecánicas en las subastas no son las mismas para todos, cada uno deberá cumplir una serie de requisitos. En las subastas no es lo mismo si eres el acreedor que ejecuta el embargo para que se realice la venta forzosa del inmueble o si eres el propio ejecutado, tampoco es lo mismo si eres el postor interesado en adjudicarte un inmueble para ganar rentabilidad en la compra por subasta.

La mayoría de las veces que sale un inmueble a subasta y dependiendo de las épocas suelen ser viviendas habituales y en menor medida segundas residencias. La ética o moralidad se podría ver si vamos a pujar por una vivienda habitual o por una segunda residencia. Hay personas que quizás no se sientan cómodas adquiriendo una propiedad de otra persona o familia, aquí es donde suelen salir eso dilemas de moralidad o ética, es cuando cada uno quien debe decidir.

Sin entrar a valorar las leyes que actualmente rigen con respecto a las garantías hipotecarias o los derechos que cada persona pueda tener, hay que decir que con el paso del tiempo las modificaciones que se han ido haciendo en los últimos años pueden o no agradar a unos y a otros, pero los plazos para llegar a una ejecución y sacar a subasta publica un inmueble se han ampliado considerablemente dando un margen bastante amplio al propietario de la vivienda a solucionar la situación.

Para que embarguen una propiedad es el acreedor (normalmente los bancos) quien debe iniciar el proceso por el impago de las cuotas que la persona a quien se le prestó la cantidad de dinero para la adquisición de ese inmueble no ha satisfecho, aquí pueden surgir dudas de si el banco que es el experto no hizo correctamente el análisis previo para financiar o no esa compra y dar esa hipoteca. En este caso, ¿se le podría responsabilizar al banco por prestar más dinero del que una persona puede devolver? O ¿es ético responsabilizar al prestatario por no haber hecho frente a sus obligaciones por los motivos que sean?, cuidado en cómo podemos ver el problema y el resultado, ya que es un arma de doble filo.

Como es normal, un banco es una empresa cuyo objetivo es ganar dinero con los intereses que cobra a través de los préstamos hipotecarios que hace a otra persona, pero si ponemos toda la responsabilidad a los bancos por el hecho de haber prestado un dinero a una persona que no ha podido hacer frente se podría dar el caso de que endurecieran más los requisitos para poder optar a un crédito para la compra de una vivienda.

Pero si responsabilizamos únicamente al ejecutado por no haber hecho frente al pago al que se había comprometido. Aunque lo cierto es que es una situación a la que normalmente nadie voluntariamente quiere verse inmerso y los factores o detonantes que pueden hacer que una persona no pueda hacer frente a sus obligaciones son muy diversas, (despido de trabajo, fallecimiento de la pareja, divorcio, impagos…), de hecho las hipotecas suelen ser entre 20 y 30 años y nadie está libre de sufrir cambios en su vida que afectan sustancialmente su economía.

“Es aquí donde se puede pensar de si es ético participar en la subasta”.

Cuanto más se profundiza en el tema, más dudas y preguntas surgen, donde nos hace ver de otro modo el mecanismo de embargo y posterior subasta de una vivienda.

En una subasta las reglas del juego no son las mismas para todos. Si una subasta termina desierta sin postores, el acreedor tiene la posibilidad de adjudicarse la propiedad por un porcentaje menor del valor de tasación, por la deuda o puede ceder el remate a un tercero (normalmente suelen ser fondos). Se puede dar el caso que con el valor de la propiedad no se cubran las cantidades reclamadas, en este caso el deudor pierde el inmueble y además sigue teniendo que devolver la parte no satisfecha más los interese. Sin embargo, cuando un particular quiere acudir y participar en la subasta, los porcentajes suelen variar, obligando al postor en algunas ocasiones ir a un porcentaje mayor si pretende adjudicarse el inmueble, esto puede ser ético o no, pero así lo establece la ley.

Independientemente de los motivos por los que una persona es embargada, también es importante hacerse la pregunta de si es ético que una persona quiera prosperar y adquiere una segunda residencia para ponerla en alquiler. Por un lado, para obtener unas ganancias y aumentar su patrimonio, por otro lado, dar solución a la problemática de la falta de viviendas en alquiler de algunas zonas. Lo normal es que quien compra esta segunda vivienda para rentarla, haga una hipoteca con un banco. Pero ¿Es ético que el inquilino deje de pagar voluntariamente las rentas y quedarse de okupa? Con la cual deja toda la carga del pago de esa hipoteca al arrendador y que en algunas ocasiones se les han embargado y subastado ese inmueble. ¿Sería ético participar en una subasta en este caso?

Para que una persona quiera poner una vivienda a la venta entre particulares o inmobiliarias, debe haber un motivo. Lógicamente, lo principal es conseguir cambiar una propiedad por dinero para X, lo puede necesitar para el pago de alguna deuda o los motivos que sean, en este caso si la venta es para evitar un embargo, ¿sería ético comprar la vivienda sabiendo que quien vende también se queda sin hogar y el dinero obtenido es únicamente para hacer frente a la deuda?

¿Es ético que los bancos se aprovechen de la necesidad del ciudadano y en ocasiones de la complejidad o falta de conocimiento de algunas personas cuando firman una hipoteca?

¿Es ético que la banca nunca pierda, y si está a punto de perder, todos los ciudadanos la rescatemos?

¿Es ético que un okupa se quede en la propiedad de otra persona que ha hecho un esfuerzo en comprar esa vivienda?

¿Es ético que las leyes y políticas existentes favorezcan más a unos que a otros?

¿Es ético que no haya más facilidades para la educación financiera de la población?

No quiero crear controversia, ni postularme a favor de unos o de otros, simplemente quiero que todos nos cuestionemos una serie de factores a la hora de decidir si es ético o moral participar en una subasta de inmuebles.

Como ves hay muchas partes grises y cada caso es independiente de otro. Todo dependerá de cómo cada persona lo enfoque y se siente más cómoda invirtiendo en una modalidad u otra.

Deja un comentario

Scroll al inicio